El sábado fuimos al cine a la hora que más nos gusta hacerlo: Compré boletos para la función de la 1:30 am. Que por qué? No hay gente, no hay señoras con pants ruidosos moviéndose en sus sillas, no hay chamacos gritones, si hay papas con bebes a esa hora, el mismo cine llama a la policía y/o child services, y un gran y cómodo etcétera.

A la 1:20 se apagaron las luces y apareció el logo de Warner Bros. Yo ya sabía que iba a suceder, venían los 8 minutos de la introducción de The Dark Knight Rises. No puedo contar mucho de ella, pero solo diré que es impresionante. Ay de aquellos que no se aguantaron y la vieron con mal video y peor sonido en el monitor de su computadora de 22 pulgadas. No amiguitos, no hagan eso y vayan a verla a una pantalla Imax. Serán felices.

Tan tan tantan tan tan.

Ahora sí, la película: Mission: Impossible – Ghost Protocol. El agente Ethan Hunt está encerrado en una prisión y por supuesto que sus cuates tienen que ir a salvarlo. Benji Dunn (Simon Pegg) ya anda en el campo (después de pasar sus exámenes), hay una nueva agente y se les une Jeremy Renner un poco después.

En ese momento empieza la montaña rusa. No hay descanso a lo largo de la película. Bueno, sí. Esta la escena que aparece en el trailer en donde Hunt habla con el Secretario de la IMF (Tom Wilkinson). Si necesitan ir al baño y pueden hacerlo en 5 minutos, ese es el momento. Todo es explosiones, balazos, persecuciones, momentos de gran tensión. Hay una escenas filmadas en Dubái, en el que dicen que es el edificio más alto del mundo. Esas escenas fueron filmadas en Imax y créanme cuando les digo que el vértigo de la altura se siente, y bien feo. La cámara se mueve y el cine se mueve con ella. Es impresionante.

Brad Bird lo hizo, y muy bien para ser su primera película con personas (The Iron Giant, The Incredibles, Ratatouille). Se notan sus raíces. Hay varias referencias a Pixar que hay que poner un poco de atención para cacharlas. Yo agarre tres. Supo cómo construir la película sin caer en los clichés de las películas de espías. Hay una escena donde Ethan Hunt tiene miedo y sabe que puede que en esta ocasión no salga vivo.

Blue is glue, red is dead.

Simon Pegg es extraordinario. Es el nerd de la computadora, pero también guarda un pistolón que sabe usar cuando se necesita. Sin llegar a caer en el chiste fácil de pastelazo, utiliza one-liners en los momentos justos, pero no deja de ser el agente que tiene que cumplir su misión.

Cruise cumple con el papel. Sabe interpretar a Ethan Hunt y sabe ser héroe de acción. No se nota exagerado y al contrario, parece estar un poco mas aterrizado. Ya no es el gran agente que ni dolor siente.

También recomiendo que la vayan a ver a una sala Imax, por las escenas antes descritas, pero sí de plano el presupuesto no lo cubre, vayan a una donde sepan que el sonido es bueno. Tanto por los efectos, y por el soundtrack, escrito por Michael Giacchino.

Vayan, compren refresco y palomitas y diviértanse.

Saludos!
E.C.V.