Creo que uno de los más grandes clichés que existen es aquél de “todo cumple un ciclo” cuando es difícil decir que algo acaba y probablemente para siempre.

Y es lo que pasó con Mongo.

Las razones? Varias, pero no las voy a enumerar aquí.

Tenía la idea de dejarlo donde estaba por los siglos de los siglos, pero varias cosas cambiaron. Cambié de trabajo. Esto es, la empresa donde estaba, muy generosamente me regalaba el espacio donde estaba alojado, pero obviamente, al no trabajar ahí no es posible seguir manteniendo ese trato. Y de cualquier manera, sería un abuso, y no estoy acostumbrado a abusar de la gente.

Ahora, se buscaron maneras de salvarlo, pero ya no fue posible.

En este momento estoy moviendo mi dominio hacia un hosting que estoy rentando, por lo que las ligas de iTunes y otras que existan dejarán de funcionar en el transcurso de la noche y probablemente mañana.

Pero tengo un repositorio donde están almacenados todos y cada uno de los capítulos que se publicaron.

Es aquí http://corta.me/todomongo

Y ahora no queda más que agradecer:

A ustedes que se tomaban la molestia de bajar cada capítulo y escucharlo

A Lex que es el que se llevaba la chinga de editar cada uno de los capítulos y los hacía parecer mucho mejor de lo que en realidad éramos.

A Koko, el maduro de la clase. Antes de que cometiéramos alguna burrada consultábamos con él. Si lo ven en la calle, salúdenlo, es un gran tipo.

A Monzi. Siempre con el dato exacto y el comentario ingenioso. Y montones de paciencia. Es mi abuelito favorito.

Gracias.

 

Saludos!

E.C.V.