Mr. and Mrs. Dursley, of number four, Privet Drive, were proud to say that they were perfectly normal, thank you very much. They were the last people you’d expect to be involved in anything strange or mysterious, because they just didn’t hold with such nonsense.


En el 2001, casi recién casado hubo una oportunidad para ir a trabajar a Estados Unidos. Trabajaría para General Electric en su división de GE Capital haciéndome cargo de los sistemas de su oficina de Moberly, Missouri. Moberly, Missouri es un pintoresco pueblecito de 12,000 habitantes cuya atracción mas grande es un Wal-Mart, y tiene un cine de no más de 6 salas. Además de que el centro de la ciudad no es muy diferente a Hill Valley o a Kingston Falls (Chacopuntos a quien me diga que pasa en Kingston Falls sin wikipedearlo). Para llegar ahí desde México había que tomar tres aviones: México – Dallas, Dallas – San Luis Missouri, San Luis Missouri – Columbia Missouri. Y el resto del camino era una hora en carretera.
El caso es que yo tuve que llegar primero y dejé a mi esposa en México en lo que iniciaba en el trabajo, me instalaba y GE me diera sus boletos de avión. Ella, para entretenerse, se hizo de unos libritos en Sanborns. Eran cuentos para niños, pero se le hicieron muy entretenidos y muy bien escritos. Trataban de un niño que era mago (pero él no lo sabía) y sus aventuras en un internado mágico. Según me cuenta, leyó los primeros tres seguidos, uno detrás de otro. Claro que no falto la comparación con Timothy Hunter de Neil Gaiman, y más porque las historias son muy parecidas, pero como dicen, grandes mentes, yadda yadda yadda….

Por fin llegaron sus boletos de avión y me alcanzo en Moberly. Por supuesto que no podíamos quedarnos en el pueblito y nos mudamos a Columbia. Ahí ya había centros comerciales decentes, con complejos de cines y hasta un Circuito City. Columbia ya era una ciudad dominada por autos rojos (nunca supimos por que, pero de verdad, la gran mayoría de los carros eran rojos) y poseía una de las Universidades más importantes de Estados Unidos. Ya era algo más interesante, pues.

Aquí es donde ella me platicó de esos libros que había leído y encargamos esos primeros tres a Amazon (los suyos se tuvieron que quedar en México por razones de peso y espacio en su maleta). Los leí y me encantaron. Las historias estaban llenas de fantasía y estaban llenas de pequeños detalles que en libros posteriores se complementarían y formarían una continuidad que nunca me decepcionó.

Y entonces llego la primera película con su titulo americanizado “Harry Potter and the Sorcerer’s Stone” en noviembre del 2001. Esa fría noche fuimos a verla al cine y nos encontramos con una producción decente que cumplía, pero sobre todo, la música de John Williams (lastima que esa fuera de sus últimas composiciones donde no se auto fusilaba e hiciera que todo el score sonara idéntico a alguna otra película).
Desde entonces hicimos un propósito triple. Compraríamos los libros las noche en que saliera. Iríamos a ver la película en la noche en que saliera. Compraríamos la película el día que saliera.

Y hasta ahora lo hemos cumplido.

Si salía un libro mientras estábamos en México, íbamos a comprarlo a las 7:00 am que es la hora en que abría El Sótano especialmente para esos libros. Si estábamos en Estados Unidos, íbamos a Barnes and Noble a la venta de media noche. Una vez obtenido, la Sra. Veloz se sentaba con una manzana y lo leía completo en una sola noche. Tradiciones.

Igual con las películas, teníamos que verlas la misma noche en que salían. Por ejemplo, hoy, ya no encontramos boletos para la media noche, tenemos boletos para la función de las 3:00 am.

Después de hoy, solo resta esperar a comprar la película, verla de manera normal, verla con comentarios y en algunas semanas hacer un maratón con las ocho películas.

Podemos decir que estos 10 años han caminado paralelos a los 10 años que llevamos de casados. Ahora, a averiguar que sigue.

Si van al cine, diviértanse. Si los obligaron a ir por ver un tráiler, diviértanse con el tráiler. Si me necesitan, estaré de 3:00 a 6:00 am en el cine.

All was well.

Saludos!
E.C.V.